Atención psicológica a personas sordas

einsam

Existen diferentes motivos por los que las Personas Sordas acuden a los profesionales de la salud mental, del mismo modo que les ocurre a las personas oyentes. La diferencia es que los psicólogos y psiquiatras con conocimientos en Lengua de Signos y con experiencia cercana a la Comunidad Sorda son escasos, lo que propicia una serie de dificultades a la hora de ofrecer una atención psicológica lo más especializada posible.

Es una realidad, que dentro del ámbito sanitario y más concretamente en el área de la salud mental, existen determinadas dificultades para dar una respuesta integral y sin barreras de comunicación, que responda a las necesidades psicológicas planteadas por las Personas Sordas.

En psicología es imprescindible una buena comunicación, por lo que la expresión y el lenguaje son algo fundamental a la hora de que ésta sea efectiva. Hay que tener en cuenta, que una buena comunicación, potencia el desarrollo social y afectivo de la persona, permitiéndole alcanzar una comprensión del mundo que le rodea lo más real posible y una interacción con éste, lo más adaptativa, en beneficio de su salud física y mental. Es frecuente, que debido a las dificultades de comunicación con el profesional, la posibilidad de errores en el diagnostico y posterior intervención psicológica sean más comunes, por lo que una atención psicológica directa en Lengua de Signos asegura una mayor efectividad de dichos procesos. Destacar que la especificidad no viene definida por el tipo de personas que acuden a consulta sino por cómo éstas son atendidas.

En respuesta a las anteriores demandas descritas, en la Clínica de Psicología Eladio Rosique, la atención psicológica dirigida a las Personas Sordas adultas es llevada a cabo por la psicóloga Elena Hernández. Dicha profesional, valora e interviene sobre aquellos aspectos relacionados con los trastornos psíquicos y conductuales de la Persona Sorda y su entorno a través de una comunicación directa en Lengua de Signos (L.S.E.). La entrevista e intervención psicológica, se realizan en Lengua de Signos sin la necesidad de intermediarios (intérprete, familiares, amigos, etc.), facilitándose así la interacción directa paciente-psicólogo y favoreciendo el clima terapéutico (la confianza) entre ellos. Todo esto se ve reforzado, ya que la psicóloga Elena Hernández, además de una dilatada experiencia en las diferentes áreas relacionadas con la Comunidad Sorda, conoce los aspectos más significativos de su Cultura, lo que ello implica, sus costumbres y valores.

Back to Top