Estrés y traumas

Una situación de exigencia externa excepcional nos puede provocar una diversidad de reacciones emocionales, comportamentales y fisiológicas. En principio, nuestra respuesta debería facilitar la adaptación a la nueva situación; sin embargo, puede suceder que la demanda exceda nuestra capacidad, y es entonces cuando hablamos del estrés como problema. 

Dentro de este apartado podemos encontrar el Trastorno de Estrés Postraumático y el Trastorno Adaptativo. Hablamos de Estrés Postraumático cuando, tras la exposición a algún evento violento con peligro para uno mismo u otras personas, se experimentan síntomas de intenso malestar psicólogico, tales como recuerdos angustiosos, sueños recurrentes o reacciones emocionales intensas o desproporcionadas al exponernos a estímulos similares.

Nos referimos al Trastorno Adaptativo cuando una o varias situaciones estresantes superan la capacidad de respuesta, y provocan un estado de ánimo deprimido, ansioso o irritable. También se puede dar la circunstancia de que el hecho estresante cese, pero el daño emocional permanezca y sea más intenso o prolongado de lo esperable.