La PSICOLOGÍA es el estudio científico del funcionamiento mental y del comportamiento. Es una ciencia en crecimiento en la que coexisten diferentes orientaciones. En nuestro ejercicio profesional optamos desde el principio por la cientificidad como única forma válida y fiable de responder al sufrimiento de quien acude a nuestra consulta.

Dentro de la disciplina general, la Psicología CLÍNICA es la aplicación profesional de la Psicología científica al ámbito de la salud, integrándose en dicho ámbito con otras disciplinas sanitarias como Medicina, Enfermería o Farmacia.

Por otro lado, en la Psicología Clínica científica hay una corriente que predomina de forma clara sobre las demás: la Cognitivo Conductual. Esta perspectiva se caracteriza por hacer hincapié en la forma en que la persona interpreta la realidad que le rodea; por tanto, pierden peso específico los acontecimientos y lo ganan los estilos de afrontamiento, es decir, las formas individuales de entender y dar sentido a lo que sucede. Desde este punto de vista, las emociones se convierten en una consecuencia de dichas interpretaciones. En definitiva, nuestro comportamiento deriva de la forma de entender y de sentir.

La mayoría de las personas que acuden a nuestro centro piden orientación por situaciones vitales complejas o por estados emocionales que les hacen sufrir y no logran controlar. En la raíz del sufrimiento, a veces encontramos patologías que hay que tratar con los últimos avances que la ciencia psicológica pone a nuestro alcance.

Nuestro estilo de trabajo, desde hace 25 años, tiene como objetivo dotar al paciente de las mejores herramientas de afrontamiento que le permitan comprender, manejar y reducir o eliminar ese sufrimiento.